Bienvenidos a Cobijo camijanes, un blog que intenta mostrar la diversidad de fauna en su estado y hábitat natural

miércoles, 3 de noviembre de 2010

El guardián de las cárcavas

Hacia la década de los setenta, Félix Rodriguez de la Fuente sacaba a la luz los increíbles relatos de la saga  "El hombre y la tierra". En estos capítulos supo transmitir, llegar y sensibilizar a todos los grupos de edades, cambiando en muchas personas la forma de percibir tanto la naturaleza como la fauna.
En una de sus maravillosas entregas, Félix hace referencia a la gran importancia que tiene la protección y conservación de las cárcavas y barrancos. Estos socavones del terreno, son producidos en las superficies de terreno con grandes pendientes y ausencia de vegetación que impide agarre del suelo. El agua que fluye por ese suelo desnudo, irá erosionándolo poco a poco hasta producir un surco, que con el tiempo crecerá hasta convertirse una gran zanja. Cuando en las cárcavas comienzan a crecer árboles y arbustos, implica que el proceso erosivo se detiene. Es entonces cuando multitud de animales colonizan nuevos nichos, como es el caso de nuestro protagonista.
Todos estamos más acostumbrados a observar mochuelos en las típicas casas abandonadas de adobe , ruinas o graneros viejos con techos de teja, pero en ocasiones, aprovecha las oquedades y agujeros de las partes más altas e inaccesibles de los barrancos como nido, lugar de reposo o simplemente como observatorio para la caza.


Mochuelo común (Athene noctua)



Mochuelo común (Athene noctua)


 Mochuelo común (Athene noctua)

Mochuelo común (Athene noctua)

Mochuelo común (Athene noctua)


Fueron varios los días que pasamos observando a la pequeña rapaz. Junto al protagonista de nuestra entrada, se encontraba su pequeño. Este permanecía todo el día en alguno de los numerosos orificio, mientras que la madre aparecía con los últimos rayos de luz para preparar la jornada de caza que suele estar complementada por pequeños mamíferos como musarañas y ratoncillos de campo principalmente.


 Joven de Mochuelo común (Athene noctua)


Mochuelo común (Athene noctua)

Rostro del Mochuelo común (Athene noctua)


La mayoría de las veces que observamos a las rapaces nocturnas es en vuelo, siendo bastante más complejo poder observarlas en el nido. Para localizarlas en el nido, se suelen utilizar diferentes métodos. Uno de los más usuales es la caracterización de las egagrópilas(bolas formadas por restos de pelos y huesos no digeridos que algunas aves regurgitan) que las podemos encontrar en los lugares donde se alimentan, sirviéndonos también para la identificación de especies.
Esperemos que os haya despertado curiosidad.
Muchas gracias por visitarnos y hasta la próxima.

4 comentarios:

  1. sensacional esa colección de retratos del mochu.saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada amigos. Unas fotos estupendas. A mi me encanta esta pequeña rapaz.Un saludo desde Extremadura.

    ResponderEliminar
  3. Bonitas imágenes y buen trabajo de rastreo. Además muy curioso que hayais podido ver también a la cría. Seguro que habeis pasado unos días de mucha emoción hasta que habeis podido conseguir las tomas. Enhorabuena.

    Un saludo

    Lourdes y Jesús

    ResponderEliminar
  4. Parece mentira que un ave tan común como el mochuelo, resulte tan interesante y atractivo de observar tanto en las ruinas de un corral, como en las de una terrera.
    Una serie de fotos muy elocuentes del mochuelo y un blog muy ameno. Ánimo con la ilusión por la naturaleza.

    saludos

    ResponderEliminar