Bienvenidos a Cobijo camijanes, un blog que intenta mostrar la diversidad de fauna en su estado y hábitat natural

viernes, 26 de agosto de 2011

Nuevas generaciones

Durante el verano se desarrollan las futuras generaciones de muchas especies. Las puestas en primavera de rapaces como el águila calzada se cuidan y se incuban hasta que nacen los polluelos. Mientras la hembra no abandona el nido bajo ningún concepto, el macho se encargá de traer la comida de ambos y de los pequeños cuando salgan. A veces se da el caso en el que los adultos se intercambian posiciones para que ella pueda comer tranquila.

Águila calzada (Hieraaetus pennatus) con gazapo de presa


Águila calzada (Hieraaetus pennatus) con presa


Pocas fueron las veces que vimos llegar a la rapaz con la comida. Y es que, cuando escasea el alimento, de los dos pollos que en un principio nacen, solo uno de ellos consigue sobrevivir al proceso de maduración. Como ocurrió en el nido de calzada que hemos estado siguiendo en los meses veraniegos, ya durante dos años. En este último, en una ocasión pudimos observar las dos crías completamente blancas. Ya que se veía con más frecuencia a una de ellas (la más espabilada y por ello la que conseguirá salir adelante).


Águila calzada (Hieraaetus pennatus) con una cría

 
Mientras una de las crías mudaba su plumaje y desarrollaba unas potentes alas, la otra dejó de verse por completo.


Cría de águila calzada (Hieraaetus pennatus) con las primeras mudas

El padre de este pollo es de coloración clara (como se ve en las primeras fotos) y la madre, como se ve en el nido, es de tonalidad oscura. Poca muda le quedaba al ya juvenil la última vez que le vimos, pero parece que ha sacado la genética de la madre.


Juvenil de águila calzada (Hieraaetus pennatus) en su nido emplumado


El seguimiento del nido lo hicimos a una distancia considerable, garantizando así su posterior regreso al nido a la vuelta de la próxima migración. Al intentar fotografiar algún suceso en el nido, nos fuimos dando cuenta de lo bien ubicado que estaba. Para empezar, solo se puede observar desde un sitio ( desde otras posiciones tapan el tronco, otros árboles o no hay altura suficiente). Además, pocas veces entra luz en el nido y cuando lo hace es tan dura que poco se consigue hacer. Y para finalizar, hay un contraste de cielo blanco dificilmente evitable.

Más que como aporte fotográfico, en esta entrada queríamos resaltar algunas fechas clave:
14 de mayo - primer avistamiento de la calzada hechada ya en el nido incubando los huevos.
10 de junio - Se diferencia por primera vez la cabeza de una cría tímida que consigue asomarse al nido.
26 de junio - primer y última observación de dos crías en el nido.
10 de julio - Queda claro que solo queda un polluelo que ya tiene alas bien formadas y un plumaje intermedio que recuerda ligeramente al del águila pescadora.
28 de julio - Ya puede confindirse con sus progenitores, por lo que puede afirmarse una nueva generación de águila calzada en los pinares vallisoletanos.
Gracias por la visita, esperamos que vuelvan a utilizar este mismo nido un año más, y que tanto la historia como los datos albergen curiosidad. Un saludo.

5 comentarios:

  1. Un reportaje muy interesante, Lo he leido con mucha atención. Enhorabuena y gracias por compartirlo con nosotros.

    Saludos,

    Jesús

    ResponderEliminar
  2. Que cariño se le ha cogido a esta famila.
    A ver si el año que viene sacan a los dos pollos y podemos verlos revolotear de nuevo desde crios.
    Un saludo!!
    (Lo que me cuesta que me deje poner comentarios.......)

    ResponderEliminar
  3. Lo de publicar NIDOS va en contra de toda persona que ama y respeta la naturaleza.
    NO A LA PUBLICACIÓN DE NIDOS Y A LAS MOLESTIAS QUE CAUSAN EL FOTOGRAFIARLOS.
    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  4. Hola defensor de nidos,
    Si hay alguien que puede garantizar la inexistencia de molestias al nido, somos nosotros, ya que cada año esa misma pareja sigue sacando adelante nuevas generaciones. En el texto queda perfectamente explicado el procedimiento que seguimos. En la escasa calidad de las fotos se puede deducir la gran distancia a la que nos situamos.
    Para más información, durante el período de cortejo e incubación de las águilas y hasta que los pollos no tuvieron dos semanas de vida, no decidimos fotografiarlos, evitando con ello cualquier mínimo perjuicio.
    Además todas las imágenes están tomadas mediante la técnica fotográfica del digiscoping, siendo esta, la manera menos intrusiva de obtener imágenes y que causa menores molestias a la fauna, debido a las grandes distancias a las que se toman las fotografías y la ausencia de cualquier tipo de flash.
    De todas formas, cantidad de gente desarrolla actividades por el entorno como la recogida de setas, piñas..., podas y ganadería extensiva.
    TODO EL MUNDO PUEDE DISFRUTAR Y RESPETAR A LA VEZ DE LA NATURALEZA SI SE ES PLENAMENTE RESPONSABLE CON EL ENTORNO Y CON LAS ACCIONES QUE CADA UNO PUEDA DESARROLLAR.

    ResponderEliminar