Bienvenidos a Cobijo camijanes, un blog que intenta mostrar la diversidad de fauna en su estado y hábitat natural

miércoles, 13 de julio de 2011

Control biológico

Uno de los problemas más frecuentes que se suelen encontrar en los denominados "monocultivos" son las plagas o enfermedades. Las grandes superficies cultivadas (de una única especie), ya sean de cereal o forestal (como pinos y eucaliptos), son uno de los ambientes con mayor potencial para la proliferación y expansión de plagas.
Durante muchos años se ha investigado sobre como se podría minimizar o disminuir las expansiones demográficas de algunos grupos de invertebrados. El método más frecuente y utilizado es la aplicación de productos químicos. En algunas ocasiones se utilizan plagicidas selectivos y otras muchas no, lo que provoca la muerte en cadena de las especies animales que se alimentan de los taxones envenenados. Para combatir estos problemas de contaminación no solo animal, sino también ambiental, surgen algunas técnicas respetuosas con el medio conocido como control biológico. Aunque su ámbito de aplicación es mucho más reducido que el uso de productos químicos, las ventajas que ofrecen son más numerosas y contundentes.
En esta entrada queremos abordar un ejemplo de control biológico basado en la regulación natural por depredadores. Los pinares de pino piñonero de la provincia de Valladolid son monocultivos en los que abunda la procesionaria del pino.



Procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa)


Las explosiones demográficas de esta especie son visibles cuando se encuentran dentro de los bolsones y cuando bajan de los árboles en los meses de primavera (http://cobijocamijanes.blogspot.com/search/label/Procesionaria%20del%20pino). Muchas veces las autoridades gastan cantidades indecentes de dinero en fumigar consiguiendo resultados similares a los que se obtendrían de manera natural.
Estas extensiones de pinos cobijan a multitud de aves insectívoras que se encargan de mantener a raya las poblaciones de mosquitos, orugas y demás insectos. De ahí surge la especial importancia de  proteger a este gremio de aves.
La abubilla es una especialista en depredar a la procesionaria del pino.


Abubilla (Upupa epops)


Cuando dichas orugas salen del bolsón suelen atravesar los caminos de tierra en procesión ocupando todo su ancho. Ni decir tiene, que un coche que pase por el lugar atropellará unas cuantas procesionarias, y las que iban detrás de las ya muertas forman masas a su alrededor por no poder continuar la marcha. Más tarde acabará pasando otro coche por la rodada que dejó el anterior creando un auténtico cementerio para las orugas. Las abubillas del lugar lo saben bien, y en esas épocas frecuentan los caminos en busca del festín que le ha preparado algún conductor.


Abubilla (Upupa epops) y restos de procesionaria en un camino forestal

Abubilla (Upupa epops)


La mayoría son residentes estivales que aprovechan las explosiones demográficas de las especies plaga con el fin de alimentar y poder sacar la prole adelante.
Un grupo minoritario de estas no realizan la correspondiente migración en invierno hacia tierras más cálidas, por lo que han tenido que ingeniárselas para buscar suplementos alimenticios en la época más desfavorable para ellos como es el invierno. (http://cobijocamijanes.blogspot.com/2010/01/abubillas-en-enero.html)
Esperamos que por lo menos haya servido para que se tenga en considerancia a las aves insectivoras.
Saludos a todos los visitantes y gracias por los comentarios.

2 comentarios:

  1. Bonita reportaje y preciosas fotografías de las abubillas. La verdad es que con la manía que tengo a las procesionarias les estoy infinitamente agradecida jeje.

    Es cierto que si se permitiese a los depredadores naturales cazar a su antojo se tendrían muchos menos problemas. Como por ejemplo las pequeñas rapaces diurnas y nocturnas en el caso de topillos y ratones.

    Bonito reportaje

    Un saludo

    Lourdes

    ResponderEliminar