Bienvenidos a Cobijo camijanes, un blog que intenta mostrar la diversidad de fauna en su estado y hábitat natural

viernes, 23 de julio de 2010

Cebas y nidos

Como todos los años, llega un momento en el que toca hacer el nido y alimentar y cuidar de los polluelos.
Hemos podido observar varias de las especies más comunes en los pueblos cántabros realizando dicha actividad.
Los colirrojos tizones frecuentan posadores cerca del nido, asi como postes de vallas, para capturar insectos al vuelo.


Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)

Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)


Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)

Los gorriones comunes realizan el mismo comportamiento. Son capaces de sacar adelante dos y tres polladas al año, si las condiciones les son favorables.


Hembra de gorrión común (Passer domesticus)


Hembra de gorrión común (Passer domesticus)


Detalle de hembra de gorrión común (Passer domesticus)


Esta hembra en concreto, tenía bien escondido su nido bajo la teja de la fotografía siguiente y se disponía a entrar para cebar a las crías.


Hembra de gorrión común (Passer domesticus)

Los aviones y las golondrinas que no disponían de un nido propio han estado preparando el suyo a lo largo de la primavera y principio del verano. Estas dos especies, comparten sus revuelos, costumbres y estética.


Avión común (Delichon urbica)


Golondrina común (Hirundo rustica)


Golondrina común (Hirundo rustica) y Avión común (Delichon urbica)


 En la secuencia de fotografías siguiente observamos a los aviones: primero la búsqueda de un buen sitio para iniciar la construcción de su nido, en las tres siguientes la construcción de un nido que dejaron a medias y finalmente el nido completado con uno de los padres saliendo después de realizar la ceba de los pequeños.


Aviones comunes (Delichon urbica)


Avión común (Delichon urbica)


Aviones comunes (Delichon urbica)


Aviones comunes (Delichon urbica)


Avión común (Delichon urbica)


A parte, encontramos un nido de pardillo al ver como la madre frecuentaba y se metía y salía de un arbusto.


Hembra de pardillo común (Carduelis cannabina) en nido con polluelos


Crías de pardillo (Carduelis cannabina)


Cría de pardillo (Carduelis cannabina)

Queremos recordar, que hay bastantes especies de aves que si descubren la presencia humana en las cercanías de su nido, son capaces de abandonar y aborrecer a las crías, suponiendo la mortalidad de toda la prole.
Por eso es recomdable, hacer uso de prismáticos o telescopios para garantizar el menor impacto posible.
Hasta la próxima,
Un saludo!

miércoles, 14 de julio de 2010

Salamanquesa común

Aunque este pequeño reptil es más característico en el sur de la península ibérica y en la costa mediterránea, hemos podido observarle varias veces por las cercanías de Valladolid.


Salamanquesa común (Tarentola mauritanica)

Como puede verse en la foto es normal encontrársela inmóvil pegada a troncos, rocas, paredes... gracias a las laminillas de sus dedos que favorecen el efecto ventosa, aunque si se siente amenazada es capaz de salir corriendo a una gran velocidad muy ágilmente y sobre cualquier pendiente. Sus principales hábitats son cerca de núcleos urbanos o el matorral mediterráneo donde permanece casi todo el año activa (hibernando en zonas frías durante octubre-marzo). Principalmente es nocturna y su actividad diurna va encareciéndose según aumenta el periodo de luz y el calor nocturno.
En la península Ibérica no están amenazadas porque han conseguido adaptarse a una gran variedad de hábitats diferentes como son las zonas urbanas donde encuentra comida (muchas veces se ven cerca de farolillos o luces que atraen a insectos que depredará) y cobijo. Su única amenaza son los animales domésticos, de los que pueden ser la merienda.


Salamanquesa común (Tarentola mauritanica) en zona urbana


Salamanquesa común (Tarentola mauritanica) en matorral mediterráneo


Si pudiera confundirse, con una lagartija o cualquier otro ser, no hay más que mirar sus característicos dedos, su piel cubierta de gránulos, sus escamas puntiagudas o su pupila vertical.


Detalle de salamanquesa común (Tarentola mauritanica)


Se alimenta cazando sigilosa y cautelosamente principalmente invertebrados y crías y juveniles de lagartijas o de otras salamanquesas (incluida su propia especie). Por otro lado, es presa de: culebra de herradura, rapaces como el cernícalo o la lechuza y mamíferos (comadreja, lirón careto, rata...), de los que intenta pasar desapercibido con su camuflaje.


salamanquesa común (Tarentola mauritanica)


Esperamos que os guste la entrada y el animalillo, gracias por visitarnos.
Un saludo!

jueves, 1 de julio de 2010

Culebra de escalera

Han sido muchos los encuentros que hemos tenido con la culebra de escalera en esta primavera y lo que lleva de verano. Principalmente se encontraban entre la seca y escasa vegetación del suelo arenoso en los pinares de Valladolid, donde pasa desapercibida por su tono pardo y su forma tranquila y sigilosa de reptar, aunque también nos han sorprendido en las orillas de pequeñas acequias.
Esta culebra se diferencia muy bien del resto. En juveniles por tener la escalera en el dorso, entrecortada formando una sucesión de "H". Y los adultos, aunque la hembra tarda más, pierden "los peldaños", aumentan la presencia de las dos líneas longuitudinales y se oscuerecen ligeramente pasando de un amarillo suave al marrón.


Detalle de culebra de escalera. Adulta izqda, juvenil dcha. (Rhinechis scalaris)


Se distribuye por casi toda la península, faltando en todo el norte salvo en la punta noreste. Permanece activa de primavera a otoño (en la montaña puede finalizar antes y en el sur prolongarse hasta diciembre), dejándose ver durante el día, el atardecer e incluso de noche en días muy calurosos.
Al nacer ya poseen una longuitud de entre 23-30 cm y se alimentan de invertebrados.


Culebra de escalera juvenil (Rhinechis scalaris)


Culebra de escalera juvenil (Rhinechis scalaris)


Este ejemplar en concreto permanecía bastante inmóvil en la orilla de una acequia. Aún así nos sorprendió metiéndose en el agua y siendo capaz de nadar por la superficie (reptaba por el agua y se dejaba llevar por la corriente alternativamente).


Culebra de escalera juvenil sobre el agua (Rhinechis scalaris)

 La estrategia, cambiar de orilla para tras reptar un poco seguir con su quietud.


Culebra de escalera juvenil de frente (Rhinechis scalaris)


Según va creciendo, su alimentación cambiará progresivamente hasta basarse en: otros reptiles como lagartijas; pollos y huevos de aves; y pequeños mamíferos como musarañas, ratones, conejos... que buscan entre el follaje y matan por constricción.


Culebra de escalera adulto (Rhinechis scalaris)


Cuando son adultas pueden llegar a medir 1,60 metros llegando a ser bastante imponentes y aunque no suele utilizarla, sin veneno, pero tiene una mordedura muy dolorosa y más cuanto más grande sea la culebra. Preferentemente ante situaciones de peligro bufará ruidosamente y desprenderá una sustancia muy olorosa por la cloaca.



                            Culebra de escalera adulta camuflada al atardecer (Rhinechis scalaris)


Mientres que la primera adulta era de 70cm aprox. en las tres últimas fotos, medía más de un metro. Cuanto más grandes son más costosas para sus principales depredadores como la culebra bastarda, rapaces diurnas (águilas, aguiluchos, ratoneros, milanos...) y mamíferos como el zorro, el gato montés e incluso el lince.


Culebra de escalera adulta (Rhinechis scalaris)



Culebra de escalera adulta (Rhinechis scalaris)


Para finalizar, hemos de decir que muchas de estas culebras, por desgracia, las encontramos en carreteras donde (principalmente durante la noche) aprovechan el calor retenido por el asfalto para calentarse y son atropelladas.
Gracias por vuestra visita, un saludo.