Bienvenidos a Cobijo camijanes, un blog que intenta mostrar la diversidad de fauna en su estado y hábitat natural

sábado, 12 de mayo de 2012

Los verdes de la cantábrica

Hacía ya bastante tiempo que entre unas cosas y otras y con el invierno de por medio, no dedicábamos una jornada de campo a los reptiles, más concretamente a los lagartos, a los cuales teníamos un poco olvidados. Durante el pasado año intentamos localizar, sin éxito, alguna población de lagarto verde por las montañas de la Cordillera Cantábrica. Siempre a altitudes superiores a 1000 msnm, ya que de las otras dos especies restantes del noroeste peninsular, tenemos localizadas algunas poblaciones pero con frecuencia situadas cercanas al nivel del mar. No fue hasta este año, cuando por fin dimos con ellos, una población que a 1300msnm hizo un intento de primavera a mediados de marzo.
Esta época es sin duda el mejor periodo para fotografiar y observar a estos pequeños saurios, ya que es cuando los machos lucen sus mejores galas. Esa explosión de colorido se utiliza con una única finalidad; impresionar a las hembras para intentar aparearse con el mayor número de féminas posible.


Lagarto verde (Lacerta viridis) a través de una oquedad


Andábamos por la linde de un robledal bastante pedregosa cuando algo escapó haciendo ruido entre las hojas secas del suelo. Pensamos que sería otra de las tantas lagartijas roqueras que hay por esta zona, pero cuando sacó la cabeza de entre las rocas en las que se escondió, descubrimos por el tamaño de esta, que se trataba de un lagarto. Acto seguido, fué saliendo en busca de los rayos del sol; haciéndonos ver que se trataba de un lagarto verde.


Lagarto verde (Lacerta viridis)



Después de conocer la nueva especie datada en esos bosques, anduvimos con ojo y fuimos encontrando varios ejemplares más termorregulándose entre piedras. Cuando dimos con los verdes, todavía era invierno y la nieve aún se veía unos metros más arriba. Estos animales, al igual que muchos otros, están condicionados por la climatología y su ciclo de actividad difiere significativamente entre unas poblaciones y otras del norte peninsular. Como es lógico, los ejemplares que colonizan medios a poca altitud extienden su periodo de actividad anual en comparación con los que viven en ambientes de montaña, ya que las condiciones metereológicas son más suaves y favorables en regiones cercanas a la costa. Pero este año ha sido diferente.


Detalle de lagarto verde (Lacerta viridis)


Como en todos los campos, nunca se puede generalizar. Los años "extraños" climatológicamente hablando como este último, con un invierno (seco y no muy frío) y la actual primavera (con nieve, lluvia y fría) influyen en el ciclo de la mayoría de especies animales. En este caso, algunos machos de lagarto verde durante mediados de marzo y coincidiendo con unas semanas de temperaturas demasiado suaves para la época, ya presentaba la coloración típica del periodo de celo, cuando teóricamente debería de ser en abril-mayo. Es curioso, las diferencias que se apreciaban en la pigmentación de la especie entre los distintos machos, algunos con la tonalidad típica del celo y otros todavía con los colores característicos.


Dos machos de lagarto verde(Lacerta viridis): arriba macho pigmentación de celo, abajo coloración normal.


Después de esa pequeña primavera anticipada, el tiempo en el mes de abril fue mucho más frío e inestable, lo que redujo mucho la actividad de los reptiles. Por ello, suponemos que retomarán la época de amorío con más fuerza en estos días de mayo, ahora que el sol empieza a apretar.
Durante esta estación, su periodo de actividad se centra en las horas centrales del día, sin embargo en verano, prefieren las primeras y últimas horas de luz, cuando el sol ya no quema tanto. Si el ecosistema donde viven es muy caluroso, pueden incluso permanecer inactivos durante la etapa estival.


Lagarto verde (Lacerta viridis) soleándose


Estos escamosos, como muchos más de su familia, suelen frecuentar los bloques de piedras situados al margen de praderas, lindes de bosque , bordes de caminos o prados generalmente con exposición sur. Al igual que muchos otros reptiles se suelen situar en lugares resguardados del viento, o por lo menos de las corrientes de aire más frías, lo que les permite termorregularse mejor al sol los días ventosos.


Lagarto verde (Lacerta viridis) con primeros tonos azules del celo














Lagarto verde (Lacerta viridis)


Como último apunte, pretendemos que estas imágenes sirvan para sensibilizar a esas personas, que todavía cuando ven un lagarto o lagartija lo primero que piensna es en cogerlos (que sepan que los lagartos muerden, y bien fuerte). Algunos juegan con ellos un rato y los suletan sin más, esta situación aparte de estresar al animal, puede hacerle perder su larga cola (única defensa frente a diestros depredadores). Pero otros, se los llevan a casa a modo de mascota, y si no muere con el tiempo, este se escapará a la primera ocasión (si se lo llevaron fuera de su distribución natural, lógicamente tendremos un problema). Se empieza por un individuo, la casualidad junta a dos, y así puede estropearse el ecosistema. Algunas introducciones de especies nuevas han acabo con poblaciones de animales. Que sirva de ejemplo, las inclusiones de algunos taxones de peces en diferentes lagunas de la montaña cantábrica, acabando con la trucha autóctona.  O la creciente moda de llevarse como souvenir camaleones como mascota cuando se visita Cádiz. Si actualmente no se distribuyen por la región en que han sido introducidos, la naturaleza es sabia, sabe porque y coloca a cada uno en su sitio.
Esto es todo por el momento, esperemos que os haya gustado esta breve crónica del pequeño saurio verde.
Un saludo a todos los visitantes y gracias por vuestras opiniones y comentarios.