Bienvenidos a Cobijo camijanes, un blog que intenta mostrar la diversidad de fauna en su estado y hábitat natural

viernes, 20 de enero de 2012

¿Cual es el precio del oro?

Para cambiar un poco con la rutina del blog, que no viene mal de vez en cuando, vamos a dedicar esta entrada a un tema bastante complejo y que está generando numerosos problemas ambientales en las regiones en las que se esta llevando a cabo. Como muchos de vosotros ya suponéis, nos referimos a la extracción de oro a cielo abierto. En esta ocasión, la región que se verá afectada por la codicia de administraciones y empresas es un pequeño municipio llamado Corcoesto y que se encuentra situado a orillas del río Anllons, en la provincia de A Coruña.


Situación geográfica del emplazamiento minero. Fuente Google maps.


Antes de nada, lo primero es hablar y desglosar un poco los antecedentes de "Edgewater", empresa encargada de ejecutar el proyecto. Igual el nombre no os suena mucho, pero si mencionamos a "Río Narcea Gold Mines", entidad contratada por Edgewater, seguro que la cosa cambia, sobretodo para los que vivís por Asturias y regiones aledañas.
El pueblo asturiano de Belmonte fue el primero en sufrir las consecuencias de la explotación  de oro. La compañía "Rio Narcea Gold Mines" comenzó a explotar el mineral sin ninguna autorización ni permiso. Su filosofía se basa en la generación de puestos de trabajo y con este arma trataron de convencer a la gente de la zona y a las diferentes administraciones del gran desarrollo económico que iba a suponer a la región. La realidad ha sido bien distinta, han perdido parte del patrimonio natural (contaminación de suelo, aguas, derrames, erosión y acidificación del suelo,talas...) y lo peor de todo es que la empresa no se ha dignado ni siquiera a restaurar el enorme hueco creado. Lógicamente, en el tema económico tampoco fue para tirar cohetes, ya que la mayoría de los puestos de trabajo necesitan de cierta especialización, limitando el acceso laboral de la gente del lugar.
De todas formas, si tenéis un poco de tiempo y curiosidad os dejamos a continuación el enlace de un reportaje que realizó un programa de la cadena de televisión "cuatro" en Asturias en el que se ilustran perfectamente todos los problemas que la compañía originó y los derivados de la extracción del metal.(http://www.youtube.com/watch?v=E1GCUJuUyHs).
Retomando el tema, esta vez la codicia del oro llega a Galicia y al igual que sucedió en Asturias ya han empezado a realizar calicatas en el monte para comprobar el porcentaje de mineral. Estas perforaciones se están desarrollando sin ningún tipo de permiso ya que falta el veredicto de la evaluación de impacto ambiental.
Uno de los pilares básicos del estudio de impacto ambiental es la contaminación que se puede producir sobre el medio natural. Hay que recordar que para separar el oro del resto de minerales se utilizan soluciones de cianuro, acumulándose en balsas y siendo un peligro potencial tanto para cualquier ser vivo.


Riego del mineral extraído con cianuro sódico. Fuente: Asociación Verdegaia


El cianuro es un elemento que se combina fácilmente con otras sustancias, dando subproductos incluso más tóxicos para la fauna. Si este se infiltra en el suelo y con la cantidad de precipitación que recibe la zona, la sustancia llegaría al nivel freático, contaminando las aguas de la región y siendo sumamente tóxico para los peces (principal recurso económico de la comarca).
Menuda paradoja, la empresa minera asegura que va a generar puestos de trabajo, aumentado el desarrollo económico de la zona, sin embargo, si se produce algún percance puede arruinar a todo el gremio de pescadores y mariscadores de la región, llevando a la comarca a la ruina. 
El río Anllons junto con su marisma es un espacio natural protegido por la red natura 2000. Este entorno es  para muchos ornitólogos, el mejor lugar de la península Ibérica para la observación de aves migradoras americanas que llegan al estuario perdidas o desorientadas por los fuertes vientos. 


Estuario del río Anllons. Fuente: Asociación Verdegaia


También hay que resaltar la importancia que tiene este ecosistema para algunas poblaciones amenazadas  de vertebrados que encuentran en este lugar condiciones optimas para vivir. Por lo que a continuación, comentaremos algunos ejemplos de las posibles incidencias que pueden tener algunos de los contaminates   más nocivos, derivados de la actividad minera, sobre la fauna.
La salamandra rabilarga es un ejemplo de especie amenazada, según la UICN presenta una categoría  vulnerable. Los arroyos que recorren los robledales del entorno son el hábitat preferido para el urodelo. La mina se sitúa al lado de estos pequeños torrentes de agua que pueden ser los vectores de contaminación por cianuro, arsénico y metales pesados hacia las sensibles salamandras. Los anfibios realizan parte de su respiración a través de la piel y si cualquier líquido contaminado toca la sensible epidermis, los tóxicos pueden bioacumulararse en el organismo, o causar otros graves problemas, incluido la muerte.


Salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica) en el entorno de la mina


El mirlo acuático desarrolla su vida en la parte más alta del río y en algunos torrentes. El alimento de esta sensible ave se basa fundamentalmente en plecópteros y efímeras (macroinvertebrados indicadores de aguas limpias). Cualquier pequeña alteración en los componentes químicos del río, eliminaría la dieta del mirlo y como consecuencia las poblaciones afectadas migrarían a otro río en el mejor de los casos, sino mueren envenenados antes.


Mirlo acuático (Cinclus cinclus)


Uno de los muchos efectos que tienen los metales pesados (otro de los tóxicos más importantes de la minería con oro), es la bioacumulación en los tejidos de los organismos. Este problema se agrava cuando se transmite a través de la cadena trófica, siendo los consumidores secundarios y terciarios los más afectados. El martín pescador es un consumidor secundario que se alimenta de peces (consumidores primarios), si se encuentran contaminados por sustancias químicas acumulables, se almacenarán en el propio organismo del ave, teniendo efectos secundarios bastante graves.


Martín pescador (Alcedo atthis


La ictiofauna es el grupo más sensible a todos los tóxicos derivados de la mina y en este entorno se encuentran especies amenazadas como la trucha o la lamprea. Como ya hemos comentado anteriormente, la economía local se basa fundamentalmente en la pesca y el marisco. Cualquier pequeña alteración en la marisma, podría suponer la ruina de muchas familias. Basta con echar la vista atrás y recordar desastres como el de Aznalcoyar, o más recientemente en Hungría. 
Por todo esto, surge la pregunta: ¿Cual es el valor del oro?, ¿que precio tiene la naturaleza?, Cualquier entorno natural es un medio intangible que no se puede o no se debería comprar con dinero y que tiene un valor ilimitado e inigualable a cualquier suma de dinero. Es el legado que hemos heredado del pasado y si conseguimos mantenerlo, será el de las generaciones futuras. Por todo ello, las administraciones y empresas deberían mirar mucho más por los valores naturales de la zona (que son la verdadera riqueza), y dejar de lado el afán lucrativo y codicioso. 
Ya se que alguno pensará que esas empresas tienen que existir, dar de comer a los suyos etc...Pero hay algunos aspectos que estas compañías, junto con las administraciones no pueden permitir, como que una explotación a cielo abierto no sea restaurada dejando el terreno estéril, contaminado e impracticable. Otra medida que parecen olvidar y que tendría que estar mucho más controlada, es la realización de actividades extractivas en espacios naturales protegidos, ya que son acciones que destrozan el medio natural.
La verdad es que sientes mucho asco e impotencia cuando por ejemplo vas caminando por la montaña y te vas encontrando auténticos paisajes lunares como consecuencia de las labores extractivas y su abandono. Todo esto, ocurre frecuentemente en espacios naturales protegidos y sino que se lo pregunten a los vecinos de las comarcas leonesas de Laciana y Babia que están hartos del tema. 
El último tirón de orejas, que seguramente moleste a más de uno, va dirigido a algunas asociaciones ecologistas que como Greenpeace no tienen tiempo ni ganas para hacerse cargo de este caso. Algunos vecinos de la zona han intentado contactar con ellos y su respuesta fue que solo se dedican a temas globales, no a problemas locales. Esta frase se contradice totalmente con su famoso lema: Piensa globalmente, actua localmente...Tampoco queremos desvirtuar el trabajo que realizan otros grupos de naturalistas que con mucho menos nombre, pero con muchas más ganas e ilusión que los de Greenpeace, intentan concienciar a la gente de la región de todos los peligros potenciales relacionados con la extracción del oro.
Las ideas están expuestas, a partir de ahí que cada uno saque sus propias conclusiones.
Sabemos que tanto texto puede resultar algo pesado, pero es la única forma de informar cuando se tienen tantos parámetros que abordar y más aún si uno se quiere desahogar un poco. Esperamos que os haya gustado el tema de este pequeño reportaje. Gracias a todos por visitarnos y hasta la próxima.
Un saludo.

martes, 3 de enero de 2012

Las cuatro zancudas de Oyambre

Después de estos días de fiestas y reencuentros con la familia, lo primero que toca es felicitar el año nuevo a todos los que os pasáis de vez en cuando por este cobijo. El segundo deber, y que nos trae hoy hasta aquí es retomar algunas fotos que tenemos atrasadas del año anterior, (concretamente del 11 de diciembre de 2011)  que por diferentes motivos no hemos podido colgarlas antes.
Aquel día que marcaba el final del puente de la constitución, nos acercamos a las marismas de Oyambre, ya que hacía bastante tiempo que no nos pasábamos por la zona. La idea era dedicar una jornada entera de "pajareo"por el entorno y ver como estaba el tema de especies hibernantes.
Nada más llegar y después de un vistazo rápido por los prismáticos apareció la gran sorpresa del día, un ejemplar de garceta grande. La verdad es que llama la atención casi sin prismáticos, debido a su gran tamaño (mayor que el de una garza real).  Se trata de una especie que no se suele ver con frecuencia, bastante difícil de observar (por lo menos en el norte peninsular) y las pocas que se observan, son parte de la atracción por estas fechas de muchos aficionados y amantes de las aves, como ocurre en algunas rías de Cantabria y Asturias. Aunque parece que últimamente se están constatando un número mayor de avistamientos con respecto a otros años, lo que sin duda es una gran noticia.


Garceta grande (Egretta alba)


De la garceta grande, a parte de su tamaño, llama la atención su enorme cuello, casi de la misma extensión que su cuerpo.



Garceta grande (Egretta alba)


Su pico alargado de color amarillo y con la punta negra, está perfectamente diseñado para cazar peces.


Garceta grande (Egretta alba), con su característico pico amarillo.


Esta especie de ardeida, suele ir vadeando los charcos que quedan al bajar la marea, si en alguno de esos remansos encuentra comida de sobra, se puede pasar pescando varias horas en un mismo lugar.


Garceta grande (Egretta alba) vadeando una charca.


Garceta grande (Egretta alba)


Siempre que tienes delante un animal de color blanco, el trabajo se va a complicar un poco más.
Una de las grandes dificultades que se encuentra el fotógrafo de la naturaleza cuando quiere plasmar mediante imágenes sujetos blancos durante las horas centrales del día, es la aparición de fotos quemadas por el sol. Hay una gran sobre-exposición, que es bastante complicada de corregir y conseguir buenos resultados, debido a la dureza que presenta la luz cuando incide sobre tonos claros, generalmente blanco. En la siguiente imagen, aparece la especie en cuestión con el lomo un poco quemado.


Garceta grande (Egretta alba)


Supuestamente, hay una forma de evitar este problema y es con la opción manual de balance de blancos que incorporan la mayoría de cámaras reflex. Lo que sucede es que esta alternativa se vuelve algo tediosa, en ambientes donde la luz cambia constantemente. Por lo que la mejor opción, que nosotros encontramos, para fotografiar sujetos blancos son los días nublados.
A parte de la mayor de las ardeidas, pudimos contemplar a otras tres especies de la familia de las garzas compartiendo hábitat y comida.
De apariencia casi similar a su prima la grande, la garceta común es bastante más pequeña, tiene el pico negro y los pies amarillos que en ocasiones pueden aparecer descoloridos por el fango. Tal y como su nombre indica, es bastante más frecuente.


 Garceta común (Egretta garzetta)


La garza común es la tercera protagonista del día. Parece ser, por lo que hemos comprobado en este caso concreto, que esta especie dispone de unos cuantos posaderos fijos que va recorriendo a lo largo del día. Cuando la marea se encuentra en bajamar y durante las transiciones de ascensos y descensos del flujo mareal, la garza  permanece en el mismo lugar durante horas esperando pacientemente para sorprender a su presa (generalmente peces o ranas) al acecho.
Solo cuando hay pleamar o temporal de lluvia y viento, abandona su lugar habitual para adentrarse ría adentro, ya que el gran volumen de agua hace más incomoda la pesca para las zancudas. Todo esto suele ocurrir de forma habitual, pero como ya sabéis con los animales y sobretodo con la etología de estos, nunca se puede generalizar.


Garza común (Ardea cinerea) en su posadero habitual


Hay ocasiones en que la garza sale del margen de la ría, llegando a campos dedicados al cultivo o ganadería y que se encuentran aledaños al flujo de agua. Aquí la dieta de la ardeida cambiará por completo y pasará a alimentarse de pequeños roedores. Estos lugares son también frecuentados por la última de las cuatro zancudas, la garcilla bueyera. Se encuentra bastante ligada a estos ambientes y es fiel seguidor del ganado, ya que aprovecha a capturar los insectos que ahuyentan las vacas, aunque también puede comer ratones.


Garcilla bueyera (Bubulcus ibis)


Es todo un lujo poder disfrutar de estas cuatro especies en un mismo entorno. Ver como una garceta común pesca tranquilamente al lado de una grande, mientras la garza real vigila desde su posadero y un bando de bueyeras sobrevuela la zona en busca de nuevos prados para alimentarse.
Con todo esto os deseamos un feliz 2012 a todos los que nos seguís de vez en cuando.
Un saludo a todos y gracias por visitarnos.