Bienvenidos a Cobijo camijanes, un blog que intenta mostrar la diversidad de fauna en su estado y hábitat natural

sábado, 25 de septiembre de 2010

El vigilante del pinar

Muchas de nuestras aves se preparan en estas fechas para migrar a zonas mas cálidas, como puede ser el norte de África. Una de ellas, es una de las más impresionantes aves que se esconden en los pinares de Valladolid. Nos sorprenden con sus vuelos majestuosos y silenciosos, nos sorprenden con sus chillidos de marcaje de territorio y de entendimiento entre ellas y nos sorprenden también ,siendo uno de los pocos depredadores de estos pinares, con sus cacerías.


Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

 Hablamos, como no podía ser de otra manera, del águila calzada. Como ya hemos dicho uno de los pocos depredadores diurnos de este hábitat que subsiste a base de reptiles, anfibios y principalmente de mamíferos, dentro de estos, su presa más abundante son los conejos. Es además, un ave muy territorial, por lo que a parte de convertirle en un gran defensor de su nido y alrededores, sabemos que vuelve cada año a su mismo paradero para volver a criar.



Nido de Águila calzada (Hieraaetus pennatus)


Descubrimos un nido de este ejemplar en una zona de pinos altos, poca espesura y abundancia de claros con madrigueras de conejos.



Hábitat de Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

La familia se componía de la pareja y un inmaduro. Durante las horas del medio día (fin del mañana-principios de tarde) se encuentra planeando los alrededores, alejandose varios kilómetros en busca de comida, a menudo acompañada de su pareja. Cuando cae la tarde vuelven y se mantienen posados en árboles cercanos al nido hasta que se mete el sol.



Águia calzada (Hieraaetus pennatus)
 
Marcaje del territorio de águila calzada (Hieraaetus pennatus)
 Como puede observarse, los colores de la calzada pueden diferenciarse en vuelo por el contraste de blanco y negro, aunque existen dos variantes de plumaje, la otra cambia el blanco por marrón.
Aún hemos podido verla, pero el frío se hace notar, por lo que se dejará de ver hasta que vuelva con la primavera del próximo año.

Saludos y gracias por visitarnos.

martes, 7 de septiembre de 2010

Nuevas experiencias en los Cárpatos

Cuando uno viaja o visita lugares desconocidos, siempre es agradable disfrutar de especies distintas a las que acostumbramos a ver. Poder aprender de las vivencias y experiencias de gente que vive en diferentes montañas es un lujo que nos enseña y enriquece como personas.
Nuestras andanzas por los Cárpatos rumanos comenzaron en pueblos y aldeas a pie de la cordillera. En estas zonas es frecuente durante las noches veraniegas, observar a los sapos verdes alimentarse de todo tipo de insectos. Esta especie posee un par de variantes en el color de la piel que puede dar lugar a confusiones a la hora de identificar la especie. En las fotografías siguientes se muestran las diferentes tonalidades que pueden adoptar.

Variante clara

Sapo verde (Bufo viridis)


Detalle de Sapo verde (Bufo viridis)

Variante oscura
                           
Sapo verde (Bufo viridis)


 
Detalle sapo verde (Bufo viridis)

 
Cerca de estos núcleos urbanos, abunadan lagos y lagunas, los cuales tiene por cobijo nuestro siguiente protagonista. La rana comestible es una especie casi similar a la conocida rana verde o común de la península Ibérica, ya que su única diferencia se alberga en la longitud del tubérculo metatarsiano, siendo menor en la especie comestible y unas patas traseras más largas. Para confirmar que se trata de la rana comestible nos basamos en los conocimientos de los nativos del lugar.


Rana comestible (Rana esculenta)

Abandonando los valles de montaña, comenzaba nuestro objetivo de verdad, atravesar una pequeña parte de los frondosos bosques de la europa oriental. Este tesoro de la naturaleza se compone especialemente por hayas, abetos, pinos, avellanos... Si a esto le sumamos grandes laderas cubiertas por arandaneras y unos enormes corredores de megaforbias, hacen de este paraje natural, un lugar propicio para la vida del oso pardo de los Cárpatos.
 Numerosos ganaderos de la zona nos relataron historias incribles sobre la inteligencia del oso. Uno de estos relatos, se basa en un comportamiento bastante peculiar de este gran mamífero que merece la pena ser contado.
Durante el verano, todos los ganaderos ocupan las praderas alpinas, asentándose con numerosas ovejas y cabras durante la época estival. Es en este periodo, cuando el plantígrado pone a prueba a los ganaderos desarrollando su gran astucia. Los pastores suelen contar con un mínimo de 20 perros para prevenir ataques al ganado,sobretodo, por parte de los lobos. Pero cuando se tratan de ataques de osos la cosa cambia, debido a que los pastores no se percatan de las pérdidas que sufren al ocurrir cuando estos duermen ya que los perros no ladran. Cuando el plantígrado ataca al ganado, mata unas cuantas cabezas de ganado, un par de ellas para él y la otra mitad para los hambrientos perros, por lo que los cánidos acaban comiendo a sus propias ovejas. Es decir, los osos son conocedores de la gran hambruna que sufren los perros y saben que si atacan al ganado dejando una parte para ellos, los perros no ladrarán, obteniendo un beneficio mutuo.
En la fotografía siguiente se muestra una típica pradera alpina donde el oso hace uso de se astucia. La casa que se ve es una cabaña de ganaderos.


                            
Pradera alpina

Continuamos nuestro camino al lado de un reguero. En los charcos formados a las orillas del cauce siempre uno suele encontrar alguna sorpresa y en esta ocasión no fue para menos.
Las salamandras pasan el estado larvario en el agua y cuando se convierten en juveniles reabsorven las branquias, dejándose ver en las cercanias al agua.
El ejemplar mostrado en la foto no es una larva, ya que no posee branquias, pero tampoco es un juvenil. Se trata de un estado intermedio. En la imagen se puede ver un círculo blanco en la mejilla, caracter posterior a las branquias, como también las manchas amarillas en las zonas de insercción de las miembros, típico de las larvas de salamandra.


                              
     Inmaduro de Salamandra común (Salamandra salamandra)

Junto a la salamandra, numerosas charcas con renacuajos, metamorfos y sapos hacen que nuestra atención se dirija hacia ellos debido al color llamativo de sus vientres. Se trata de sapos de vientre amarillo y aunque no nos gusta molestar a estos pequeños, no teníamos otra opción para mostraros el porque de su nombre.


                             
            Sapo de vientre amarillo (Bombina variegata)

 
Numerosos metamorfos presentaban el siguiente aspecto.


                            
 Metamorfo de sapo de vientre amarillo (Bombina variegata)

 
Los siguientes ejemplares que se muestran ya son adultos, algunos de ellos se encontraban nadando, mientras otros observaban la jugada desde fuera.


                             
Sapo de vientre amarillo (Bombina variegata)



                                   
Sapo de vientre amarillo (Bombina variegata)



                                
Sapo de vientre amarillo (Bombina variegata)


                                 
Sapo de vientre amarillo (Bombina variegata)

 
Después de toda la sesión de anfibios, os mostramos una fotografía del hábitat de todas las especies que se muestran en la entrada. Desde hace poco tiempo, numerosas empresas madereras se han apropiado de gran parte del monte para la obtención de madera, destrozando algunas zonas de este maravilloso lugar por contaminación y por la falta de un sistema de restauración. Aquí el dinero prima más que en Europa occidental y por un puñado de euros se cometen auténticos desastres ambientales.
Pero queremos remarcar que de momento es una minoria, siendo hechos puntuales que no pueden desvirtuar el valor de este entorno natural.

 
                                 
Paisaje de los Cárpatos

Con esto finalizamos la jornada, esperemos que no haya sido muy pesado y sirva para aprender un poco, que siempre viene bien,jaja.
Saludos y gracias por vuestras visitas.